La cortina de lata

Héctor Velarde no necesita presentación, de é y sus libros se habla con elogio en los mas serios repertorios de la literatura hispanoamericana. Pero son el cuento y el ensayo (especialmente del género humorístico) los que llevaron su nombre a un contacto diario con el público: Kikiff, tumbos de lógica, Yo quiero ser filósofo, El diablo y la técnica, Fragmentos de espacio, Circo de Pitágoras, Lima en picada, El hombre que perdió el tacto, etc.

Precio: 28.00 nuevos soles 

Su Pedido

  1. Ingrese sus datos
  2. (requerido)
  3. (correo electrónico requerido)
  4. Responda correctamente:
 

Libros recientes

Extracto de las respuestas que dio a las preguntas que se le hicieron a el… insurgente Jose Condorcanqui… Tupac Amaro
Extracto de las respuestas que dio a las preguntas que se le hicieron a el… insurgente Jose Condorcanqui… Tupac Amaro

Facsímil y transcripción de documento histórico de 1781 sobre el proceso, juzgamiento y sentencia a José Gabriel Condorcanqui y Noguera Tupac Amaru II, Micaela Bastidas, […]

Leer más
Rosa Mercedes Ayarza… La música, su vida / ser peruana, una pasión…
Rosa Mercedes Ayarza… La música, su vida / ser peruana, una pasión…

Contiene un CD. Indice: 1. Una infancia peruana: Teresa Gonzáles de Fanning; 2. Las primeras notas de una vida: Federico Gerdes, Claudio Rebagliati; 3. Un […]

Leer más
Institucionalizar y desarraigar. Las visitas de idolatrías en la Diócesis de Lima, siglo XVII
Institucionalizar y desarraigar. Las visitas de idolatrías en la Diócesis de Lima, siglo XVII

Este libro ahonda de manera sistemática las visitas de idolatrías en tanto institución jurídica. Estudia de modo sistemático, con abundantes registros documentales y agudas reflexiones, […]

Leer más
  • Comments
  • Trackbacks
10
  1. 20 agosto, 2011 at 19:50art  Reply

    ¿Marco, por favor puedes poner la descripción de este libro? Soy hincha de Hector Velarde pero no conocía este libro menos la editorial Huascarán. Saludos

You must be logged in to post a comment. - Log in

2015 © Viejo Villegas